El perro trufero

El perro trufero debe poseer buen olfato y ser un animal tranquilo, obediente y sociable. No debe estropear las trufas que descubre ni distraerse por el medio que lo rodea, ya sean animales que pasan o un ser humano que se acerca. Además, debe ser muy resistente, ya que la búsqueda de trufas, que se lleva a cabo en invierno, puede durar 5 ó 6 horas, sobre un suelo congelado.
La principal cualidad de este perro es su capacidad de cooperar con su amo, con el que forma un equipo unido e inseparable.