Los doce aspirantes a mejor cocinero amateur de España conocen de cerca el mundo de la trufa y se fascinan con su cultura

“Uno de los manjares de la gastronomía mundial”, así definió la presentadora del programa MasterChef España, Eva González, a la trufa negra de Teruel, la gran protagonista del capítulo que en la noche del miércoles vieron casi tres millones de personas y que logró una cuota de pantalla social de más del 32 por ciento. Mañana sábado a las 10.35 horas en TVE 1 se emitirá de nuevo esta quinta entrega, cuya prueba de exteriores se desarrolló en la comarca turolense de Gúdar Javalambre.

Pero a los doce aspirantes a mejor cocinero amateur de España no les resultó nada fácil preparar para cincuenta personas diez platos basados en dos tesoros de la tierra turolense, como son el cerdo y la trufa negra, y no por la complejidad de las recetas, sino por la falta de organización y de liderazgo de las capitanas, Natalia y Dania. Esto conllevó que los tres miembros del jurado, Samantha Vallejo Nájera, Jordi Cruz y Pepe Rodríguez  tuvieran que ponerse a cocinar para poder sacar los platos en tiempo y forma. Y eso, unido a que el jurado no tuvo comida suficiente para probar y evaluar las elaboraciones de los concursantes, mereció una de las valoraciones más duras y creó algunos de los momentos más tensos vividos hasta ahora en el programa gastronómico más visto de la televisión en España. La noche le costó el puesto a David, el concursante que tuvo que colgar su delantal y abandonar la academia.

Sin embargo, los aspirantes respondieron bien al reto de introducir la Tuber melanosporum en sus propuestas. El menú se compuso de dos primeros, sopa de bolas de papada de cerdo con trufa y panceta de cerdo crujiente con crema de garbanzos y trufa; dos segundos, manitas de cerdo con nabo y trufa, más costilla de cerdo glaseada con parmentier de patata trufada; y dos postres, pan de higo trufado y milhojas de manzana crujiente con crema de castañas y trufa.

Al igual que en todos los capítulos anteriores de MasterChef, las materias primas que no se utilizaron se donaron a un comedor social ubicado en la comarca, en este caso, en la localidad de Nogueruelas.

Vivir la cultura de la trufa

Además, los concursantes disfrutaron mucho en la clase magistral que recibieron de la mano de la truficultora Estefanía Doñate y su perra “Chuki”, con las que “cazaron” trufa y aprendieron algunos de sus secretos de conservación y de cocina. José Luis, uno de los concursantes más queridos por los seguidores del programa, se sorprendió por la capacidad de la perra para encontrar cada pieza, mientras que su compañero Daniel se quedó con la sensación maravillosa que proporciona su aroma: “oler la trufa recién sacada es algo brutal”, afirmó. Dania, una de las capitanas de la noche, destacó la oportunidad que MasterChef les dio para conocer en profundidad el mundo de la trufa, algo muy importante para quienes quieren ser futuros profesionales de la gastronomía.

 IMG_8889

Las primeras conversaciones con la productora de MasterChef, Shine Iberia, se mantuvieron hace más de medio año, cuando la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Teruel inició los contactos con diversas entidades del territorio para que el programa viniera a la cuna de la trufa. La valoración del presidente de ATRUTER, Julio Perales, es muy positiva: “Hemos sido cinco las entidades que hemos peleado intensamente estos meses para acoger a MasterChef y que se trabajara con nuestra trufa negra, y aunque ha sido muy complicado, estamos realmente satisfechos. No podemos hacer balance de la repercusión que puede tener que casi tres millones de personas aprendan de forma sencilla y amena qué es la trufa, de dónde sale y cómo cocinarla en sus casas, por eso quiero destacar mi enorme agradecimiento a la productora Shine Iberia y a todo el equipo de personas que han hecho esto posible”.

De hecho, este aspecto es uno de los más valorados por la presidenta de la comarca de Gúdar Javalambre, Yolanda Sevilla: “Ha sido una gran oportunidad poder mostrar a través de un programa como MasterChef cómo cocinar con trufa y ayudar a que cualquier persona a la que le gusten los fogones se familiarice con ella y le pierda el miedo”.

Por otro lado, Sevilla ha añadido que “hemos conseguido nuestro objetivo, que se asocie la producción de la trufa negra a nuestra tierra, a nuestro paisaje y a nuestra cultura gastronómica”.

En esta línea también se ha mostrado muy satisfecho el presidente de la Asociación Turística de Gúdar Javalambre, David Nadal, que ha destacado el valor que los aspirantes han dado a conocer de dónde viene y cómo se cultiva la trufa: “En nuestra comarca tenemos una gastronomía excepcional, pero cada vez más nuestros visitantes también disfrutan buscando sus propias trufas con ayuda de profesionales y aprecian mucho vivir esta experiencia”.Nadal también ha agradecido la implicación de los asociados para que el programa saliera adelante: “Cumplir con todos los requisitos que nos ponía la productora no era fácil, porque detrás de lo que se ve en pantalla hay mucho trabajo, pero estamos muy satisfechos, todos nos hemos volcado”.

En este punto insiste Jorge Alcón, alcalde de Mora de Rubielos, municipio donde se centralizó la prueba de exteriores: “Era muy complicado grabar el programa en marzo con la mayor discreción posible y poder mantener la confidencialidad hasta que se emitiera en mayo, así que tenemos que agradecer su colaboración a las más de cien personas que trabajaron en la grabación de la prueba”.  Y añade que “ha sido una experiencia muy bonita y lo más importante es la gran difusión que tiene el programa, porque pone a Teruel, a la comarca y a Mora de Rubielos en primer plano y con unas imágenes espectaculares y unos productos de calidad”.

Trufa negra y cerdo de Teruel, un maridaje perfecto

Otra de las entidades que ha hecho posible este proyecto es el grupo de acción local AGUJAMA, cuyo presidente Benito Ros ha querido destacar que lograr que MasterChef sea un escaparate para la trufa negra de Teruel ha sido todo un éxito, pero que debemos entenderlo como “el primer paso”. Señala que “la trufa para esta comarca va más allá de la gente que vive de su cultivo, así que esta presentación del producto en el programa nos tiene que servir para poner en valor todo nuestro territorio y el potencial turístico que tenemos. Ha sido una gran oportunidad y tenemos que saber aprovecharla”. Por otro lado, Ros se ha mostrado muy satisfecho de que el cerdo de Teruel también fuera protagonista en los fogones: “Jordi Cruz dijo que el cerdo de Teruel es conocido por su sabor y su calidad y de hecho, era el otro ingrediente principal del menú, además de la trufa negra. Esto también es un respaldo para el sector en nuestra comarca, ya que aquí también son muy importantes las empresas cárnicas”.

La Asociación de Truficultores, La Comarca, la Asociación Turística, el grupo leader AGUJAMA y el ayuntamiento de Mora de Rubielos, también han contado con la colaboración de otras entidades como el ayuntamiento de Rubielos de Mora, la Caja Rural de Teruel y la Diputación Provincial.